31 de diciembre de 2011

Eso crees




Otro comienzo, otro final y parecen el mismo asunto dado a la grandilocuencia.  Debajo de la chaqueta príncipe de Gales no te gusta lo que se encierra. Tú no puedes olerlo, las vitaminas del miedo, las cámaras fotográficas. Pones nombre a las aves, pones bicicletas en la huída. Este es tu rojo ardiente, tu bosque,  un ardid cualquiera. Juntas las manos para evitar el estornudo de las ballenas. Coges las t´s por la cintura, las aprietas junto tí.  Parece que no puedas olerlo. La acacia, el vino, los rododendros. Es tu ¡oh ahora junto a las poulardas del recuerdo!. Pones piano para acallar a las presas y mueres enseguida. Es tan fácil. Todo es cierto y no puedes olerlo. Eso crees. Eso, y el tributo diario que realizas por su sonrisa.

25 de diciembre de 2011

La muerte de un miliciano

Se llamaba José Luis. Por una broma familiar todo el mundo le acabó conociendo como Jorge. Se llamaba Jorge. Fue uno de los últimos movilizados por la República para realizar labores de miliciano de cultura. Me comentó que una mañana tras el desayuno, la radio le informó que su mundo había cambiado. En este país unos militares rebeldes  habían iniciado la guerra. Poco después tuvo que abandonar la carrera (sus estudios de arquitectura). Se dedicó a enseñar a leer y escribir a los soldados, antes de ir al frente, a repararles los relojes desmontando pieza a pieza, introduciéndolas en gasolina (así limpió y reparó los instrumentos del tiempo que se han parado para él).
Le pedí en más de una ocasión que pusiera sus memorias en libretas, que año tras año le regalaba. No creo que lo hiciera. Me enseñó a amar sus Operas, en su habitación, a oírlas una y otra vez. Acudíamos al Real y en una ocasión tras un tropiezo, que casi le llevó al suelo, me conminó: "no sé lo digas a nadie, si se entera Verdi me dedica una coral". (Ibamos a escuchar Il Trovatore).
Se llamaba José Luis, era de origen navarro (del valle de Belagua) y repetía con Unamuno: "el pensamiento y navarro, no puede ser".
Se llamaba Jorge, gustaba en estas fechas cerrar la cena indicando cómo quería ser incinerado y llevado a las fuentes del Manzanares, para un último viaje hasta Madrid, y qué opera quería que sonase entretanto. Me lo dejó encargado y no he podido cumplir con su deseo.
Le lloro y espero que él comprenda y me  perdone.
El, José Luis Belaza Isabel, miliciano de cultura.


24 de diciembre de 2011

amanecimos con ojos de bolero

amanecimos con ojos de bolero,
custodiando el nombre de las tormentas

Diciembre, esperando otro diciembre, no soy dado a la Feliz N., pero eso no es obstáculo para que el lobo que llevamos dentro, el husky siberiano, el alaskan malamute, no aúlle una vez más…y sigamos amaneciendo, custodiando el nombre de las tormentas, bebiendo vino bueno y tal vez, sólo tal vez, mañana no tengamos que huir.





14 de diciembre de 2011

Hoy, "Peligroso…"pasen y vean

A las 20 h., Ateneo de Madrid y junto a Deborah Antón, Julio César Navarro (in memoriam), Jesús Urceloy, Jose Mª de la Quintana, Javier Lostalé, Miguel Losada…
Hecho Estado de aliento, hecho de cosas pequeñas el trabajo de este último año y medio sale a la luz (al libro quiero decir). No prometo nada, no me sé ningún poema de memoria, ni ensayé piruetas ni llevo piruletas, pero aún así…pasen y vean: ¡la función va a comenzar! Si esta pobre representación fuese de su gusto aplaudan y si carece de su agrado, dispensen a quién tan humildemente sólo intentó añadir algo de belleza.
Gracias.

26 de noviembre de 2011

Tono de llamada antiguo


Le has arrebatado el caramelo al niño 
que tiró tus cepillos de dientes,
Ring!
embolsaste la ropa para el naufragio
porque es domingo de algas en algún mar
y la rabia otorga laboratorios a los ratones,
Ring ring!
por eso también fumas 
o te masturbas delicadamente en atmósferas
de helio, de litio, de sodio,
nada que ver aquella primavera,
Ring!
este es tu desnudo si alguien lo busca,
a los trofeos muertos 
no les funciona el portero automático
cuando despiertan húmedos
Ring ring ring ring!
es hora con un cuatro, con un fondo de taninos,
grosella y  torrefactos 
es tarde,
es tarde si alguien busca tu desnudo.
Ring!
Adios, 
adios, 
adios.
Clip!
Llámame alguna vez.

22 de noviembre de 2011

lluvia





Mi corazón no es la casa de huéspedes,
yo he fracasado ante el olor de las manzanas,
mi tiempo no es el tiempo de la lluvia más dócil,
tengo la soledad insobornable
de los charcos en el suelo y en o to ño,
soy un emperador, ese guardagujas
que se alojó y se alejó en tu lecho
entonces, entonces soy yo y mi, que es poca cosa
para iluminar el cielo de las escobillas
que soporta su asalto a los imbéciles,
nunca debí decir emperador,
entonces digamos lluvia: lluvia.

18 de noviembre de 2011

razones de noviembre


RAZONES DE NOVIEMBRE:
DULCE: forma de podar la hiedra y asomarse al balcón. A veces se acompaña de la plegaria Om Shanti, qué todos los seres sean felices.
DESALOJADO: relación de ausencia/presencia.
ÑE: alocución pretérito compuesto, utilízase para apartar el dolor una vez. Su uso  presente se halla en declive.
CORAZON MANDARINA: dícese del sábado, órgano naranja, fruta vital.
MI CORAZON NO ES UNA CASA DE HUESPEDES: final del mail de Elisa, próximo poema. Serie de viñetas fotográficas. Para, por, pie.
PRINCIPIO DE ARQUIMEDES: la amante oftalmóloga lo utilizaba durante el coito para elevar la presión de los líquidos, creo. ¿Cual sufre un empuje mayor?, ¿podemos conocer la materia de los fluidos?, ¿cual es el cuerpo desalojado?
Todo cuerpo sumergido en un fluído experimenta un empuje vertical hacia arriba igual al peso del fluído desalojado.
Todo cuerpo dulce y sumergido
en un corazón desalojado
experimenta con mandarinas
un empuje vertical
hacia arriba al peso
por principio oftalmológico
un empuje mayor
que no podemos ni conocer
igual da igual
la materia de los fluídos
para apartar el dolor una vez
atención 
pregunta



18 de octubre de 2011

TU

Quince días de olvido,
de abandonar las manchas que la piel
cultiva y cambiar las sábanas,
es otoño hoy,
es verdad,
tu eres tú
y lo demás
no da para
segundas
personas.

T
Fotografía: Danny Dummnitt

12 de octubre de 2011

5 de octubre de 2011

Peligroso asomarse al interior


Peligroso asomarse al interior
sin protegerse
sin preservarse
bordear los límites de su flujo
sin los verbos del tigre

te abrazas a su secreto envoltorio
gustas de sus papilas
llamas a su piel adelgazada
si se puede
a veces se puede

te asomas brevemente a esos labios
que contienen todas las heridas
constantes y contando con
un llanto que solo interrumpen
los espacios en blanco


ése eres ese olor penetrante
la lamasería
salobre
impotente ante todo lo demás
éste eres éste
tu territorio luminoso


28 de septiembre de 2011

VISITAS


Hay habitaciones que gimen hay otras
que ponen nombre a los vientos,
guardias que mueren de frío y sábanas
ante los ventanales del abismo,
retratando las batas
dormidas contra los pasillos,
huyendo en los orgasmos
que sacian las heridas
que encierran los labios.
¡Cállense
por favor
ya!.

22 de septiembre de 2011

23 de septiembre en el CAM

Será para Magín, que llevó una casa cosida al forro del abrigo, que durmió con su padre y su hermana dormidos desde hacía mucho,  bajo el colchón, que levantó un ángel a cada lado del armario para protegerlo... y que vivió y murió aquí.

Mañana Lobo Potter promete magia, yo no me lo pierdo…creo



                                                  ilustración Prestell www.prestell.net/ 

19 de septiembre de 2011

El post de septiembre



Siempre he confiado en el amor del momento y en las bicicletas de paseo, no así en septiembre. Septiembre me deja inane, no sé si traérmelo a la cama o invitarle a un suicidio, con su rodaja de limón. Os prometo que lucho, sí lucho contra su autismo de fin de fiesta, de corral de comedia y gallinas. Alguno de sus días sucumbo a la tentación de pensar que no es un mal tipo septiembre, que le tengo ojeriza y eso es todo. Que si, pongamos por caso, yo no fuera yo, septiembre sería otro. Pero no puedo salir de mí por más que haga. Y de septiembre no sé qué decir. Le arropo, le pongo vitaminas, recurro a Aloysius y a Melody (ellos que son peluches me miran con espanto) y le cambio las toallas. Todo en un desesperado intento de desesperanza. Incluso he recurrido a la trampa de ponerle canciones que duran Pí.
Con sus galgos corredores, sus corazas, sus mujeres con nombre de árbol o concepto filosófico, septiembre tiene más letras. Tiene un engaño séptimo, tiene hombres con e doble, tiene timbre y tiene P. Me tiene.

31 de agosto de 2011

21 de agosto de 2011

Profesora de natación


Los dioses no esperan más por nosotros
en los andenes, cuando perdemos nuestra infancia,
los dioses no quieren más de nosotros
que actores por un dracma, perdidas infinitas
perdidas.

La valentía de un endecasílabo
les hace sonreír, como si nada supiesen
de espadas o de cruzar fiero Tiber
y cortarte el aliento de ser pez, de ser cobra,
de ser.

La tragedia concluye en la tormenta
si los dioses gritan alto su entrada en la polis,
si cortan las vías al decumeno,
si tu grano vale lo mismo que una erección
muy pobre.

y entonces... tuve un gesto magnánimo, a la altura
de las circunstancias y dije algo, las espinas
recuerdas, finitas dije, nos harán sufrir.

10 de agosto de 2011

Inquietud



¿De dónde salimos? Salimos y asustamos a los animales del bosque, recorremos la soledad de la piscina sin tocar su escalera, yendo de martini en martini.  Nadando en  la edad del día. Porque hoy no calienta el sol y hace frío colina arriba. En el río Lucinda, en compañía que las que nos amaron y  nos detestan. Mira mis tobillos de gigante rotos que buscan tu misericordia, imbecil. No la segadora, no la junta del filtro de seis pulgadas, ni la cena de los 1000 dólares. No. He venido a recuperar a mi amante, a acariciar su espalda... a recibir sus patadas, quizá a que me cubra con la toalla o me devuelva a casa. He venido para el insulto de la mujer del tendero, he venido a que no me dejes entrar y mi vida tenga el mismo valor que  50 centavos prestados. Mostaza de Dijon en mis manos manchadas de sangre y en la colina. Y en la colina llueve. Una raqueta rota en la pista de tenis. Un coloso con los pies de barro derrumbado ante la puerta de casa. Sus nudillos golpeando, con  cuatro golpes, el destino. Un coloso que se desnuda y se asusta y sabe que eso es todo. Eso y FIN.

2 de agosto de 2011

Tormentas de verano y lluvia de agosto

 La lluvia vista de cerca no es nada
desnuda y cerca no es
más que de la belleza
un resto de impotencia
y nubes

que escribes deprisa sin comas que
deshacen del hielo el vaso basto
te miran sin abundancia sin poco
menos y ya está dicho
como lluvia de agosto

tormentas de verano


23 de julio de 2011

La entrada del 23 de julio

En la entrada del 23 de julio pone: mamá. Me llevó años usar su nombre, ese nombre para mencionarla. No recuerdo como la llamaba antes, creo que oiga y cosas así. En casa eramos dados al trato protocolario y de usted, así como comer con los codos fuera de la mesa y pegados al torso.
Mamá hoy cumple años de muerta y voy confesar el término húngaro...
Oiga me decía en los días que no estaba para nadie: hijo estás húngaro.
Lo decía mamá.
Con que uno de los dos lo diga, basta por hoy, el angel está húngaro.


20 de julio de 2011

Sensibilidad Química Múltiple

cuando me duele
cuando los airbags
están llorando
cuando me coges
sobre tu espalda
cuando me duele
cuando te llevo
transporte urgente
cuando lo estoy
urgente y eso
cuando me duele
cuando bebemos
sin conocernos
cuando tu tanga
cuando no llevas
cuando me duele
cuando no



Otro poema moña, físico, veraniego y ... químico.

13 de julio de 2011

Deriva

la muerte de los claveles azules no es mía ni los amigos de la lepra la tarde de orín y la calle del tesoro son mentira la frutería vitaminas donde cazas naranjas y rondas a la cafeína en el pez azul en el bar pez en el pez bazar los alfiles están a ventitrés grados y cerrado los domingos el palentino nunca su cajero automático que conoce los viajes como los espías y como yo no quiero fotografiar tus cortinas ni a la mujer que extiende su pelo a mi paso pero no para ir a ver muertos ni para terminar 1915 con un giro obligatorio a la derecha soy muy lobo para este jardín inglés el bar de los marineros rusos conduce adonde siempre al perro atado al cubo de la basura san andrés 15 tú 0 no sé qué tal vino das pero aquí tienes mi mano respetando siempre el descanso de los vecinos usted no tiene saldo en este locutorio usted sí los claveles blancos ahora son los muertos de las minas compraría una caja de herramientas para tu sonrisa y el escaparate a los chinos nadie vive aquí todos estamos buscando

11 de julio de 2011

Fragmentos de un epistolario

No sé por qué has eliminado tu última entrada del blog, aunque barrunto que será por Wilde: uno mata siempre aquello que ama, el valiente con una espada, el cobarde con la pluma. Llevo tanto tiempo haciéndolo que podría poner un taller de matar lo que se ama (TMQA) y sé reconocerlo. Me quedo con la versión personalizada que me has regalado: la dulce costumbre del café doble con tus textos. 
Se elige a los interlocutores por sus armas.
Una conocida nuestra dijo, ¿con acierto?: eso que tienes se llama soledad y no tiene cura.
Me dices: vive sin ahorrar nada. ¡Es que lo he gastado todo! y aunque sabemos de su mentira,  he recibido muy bien al peso. A veces el envoltorio hermoso: en los blancos papeles encerados de la infancia: humedad y sus confines.
Me hablas de tentaciones vencidas. Ese puede ser un nombre: aceptar que lo lineal puede devenir esférico, epistolar y Wilde.
Está recién lavada la porcelana azul con su nombre de calle exacta, este verano. Habrá que ponerle nombre al resto de las cosas. Nombres que digan río o lluvia.

Termino de hablar con la playa,  con quienes allí están.  Me ha invadido la urgencia de la cerveza. Diría aquello de días extraños si todos ellos no se hubiesen constituido  en una sucesión. Como quién no termina nunca con una reforma religiosa, la brevedad, el caos, el ocaso. Afectuosamente acabo.


9 de julio de 2011

Mensajera de los adioses



una mujerdemarmol
recorriendo el ardor de los adioses
no se enciendan las luminarias
no canten en italiano un favor
sea la paz el mar lejano
que sea viento el silencio
nadie teme a una mujerdemarmol
se enciendan luminarias un favor
canten en italiano y no sea el silencio
un mar un viento una mujer
en voz baja sea mensajera de
los adioses hoy

http://luzypenumbracultura.blogspot.com/

7 de julio de 2011

Carta al hijo I



Se llama Antinoo, tiene veintiún años
y se avino a morir en Londres.

Se llama Byron Ernesto,  siete años, 
salió del vientre tras de un vuelo.

Se llama Selva, tiene mes exacto
y la piel la dejó en proyecto.

Un galgo que se  cruza  por delante.

4 de julio de 2011

CITAS CON EL MIEDO



Tengo los libros desperdigados por la casa, sobre la lavadora, dentro del horno, encima de la taza de wáter, por los suelos. No en vano acabo de terminar los artículos que Chabás dedica a Gómez de la Serna y a continuación " El resto no es Literatura". Esta mañana he tenido que realizar una contra-programación a la vecina que se ha empeñado en regañarnos los oídos con versiones del Achilipú; Vete de mi vida, vete; y una versión de Jeanette. Una amplia selección de valses para cuarteto de cuerda a volumen suficiente, la han convencido de la falta de oportunidad de su cinta de Camela o El príncipe gitano. Tengo ropa secándose al sol y brillo en los labios de la conversación de ayer. Todos somos sicólogos de salón y tenemos la teoría muy clara. Pero  ayer eran ¡sicólogas las que hicieron sicología se salón! Lástima que se halla perdido la p. Re-escribo entonces psicología. 
He terminado con las reflexiones psi de la "Anatomía del miedo" y ahora ya puedo quedar a solas con cualquier leona del zoológico más próximo sin que me tiemble la voz al solicitar una vino para mí y un par de gallinas para ella. 
Al anochecer recibí el llamamiento de un amigo que nos necesita (eso es bueno, si ocurre es bueno) www.lapiscifactoria.com, un lugar donde ocurren algunas de las cosas más disparatadas, Gómesernianas e interesantes de este Madrid del verano. No hay que dejar de visitarla, amarla, cuidarla. Lo mismo que a las leonas del zoológico, que a las psicólogas de salón.
Hoy quiero dejar unas citas con el miedo de Jose Antonio Marina (desde que subrayo los libros mi mundo está sujeto por una línea inferior):



No podemos claudicar ante nuestros tiranos interiores.
"¡Estoy tan ocupado conmigo mismo! "gemía Rilke
Valery decía que lo que más le emocionaba en la tarea poética era la sabiduría que el poeta adquiría al crear el poema.
La buena vida es diferente a la vida buena.
"Cuando el hombre percibe su poder, se alegra". Spinoza.
El cambio está en la acción que cambia nuestros sentimientos, que cambia nuestras acciones, que cambia nuestro entorno…
Hay, pues, una doble valentía: la que se enfrenta a la realidad y la que busca la serenidad.
Si queréis no temer nada, pensad que todo es temible.
Francis Scott Fitzgerald: "un hombre inteligente es el que puede mantener al mismo tiempo dos ideas contrarias en la cabeza sin que le estalle".
Un hombre valiente es el que puede mantener dos deseos en el corazón sin que le explote…
Si ser valiente consistiera en no tener miedo…, una piedra podría serlo.
…también puede haber una valentía en la ternura.
Rilke: "Quién habla de victorias. Sobreponerse es todo".
…una red de afectos es uno de los grandes triunfos de la inteligencia.
"La independencia significa vivir en soledad".
Jardiel Poncela dijo que la medicina es el arte de acompañar al enfermo hasta la tumba consolándole con palabras griegas.
La persona aburrida puede convertirse en un peligro…Como decía un escritor satírico francés : "Los ingleses se ahorcan para pasar el rato".
La serotonina determina la evitación del dolor o del peligro. La noradrenalina, la necesidad de recompensa. La dopamina, la búsqueda de la novedad.
Los sujetos hipersensibles van a percibir las estimulaciones excesivas de su entorno como agresiones dolorosas.
Rilke: "Temo que al expulsar a mis demonios, puedan abandonarme también mis ángeles".
Cioran: "…la escritura es un remedio al inconveniente de haber nacido".
Epícteto: "No nos dan miedo las cosas sino las ideas que tenemos acerca de las cosas".
-¿Para que das esas palmadas?
-Para ahuyentar a los elefantes.
-Pero si aquí no hay elefantes.
-Lo ves como funciona.
Los subrayados son los míos, lo siento, habrá otros posibles.
"Anatomía del miedo", Jose Antonio Marina. Anagrama  3ª ed. diciembre 2007. (Venía con un cheque regalo, por si lo quería cambiar. Mi amigo me lo entregó en mi anterior cumpleaños y no lo he cambiado).

27 de junio de 2011

Una tarde en la Residencia (de estudiantes)



El mundo pequeño que manejo no es casual, es causal. A veces serendípico (ver serendipity en H. Walpole).  Hace escasas fechas, tras de una hermosa paella en Paniza, la sobremesa sobrevoló de un tema a otro hasta recalar en la Residencia de Estudiantes de la calle Pinar. Bien poco se me barruntaba a mi, que unos días después volvería a ella y con el objeto de la presentación de un libro. De idéntica forma que cuándo colgué la histórica foto del artículo anterior, no pensaba que me encontraría frente al responsable, de que aquellos dos adolescentes posaran en un canal del Garonne á Toulouse.
Rara vez cuelgo nombres propios en este blog, por considerarlo impropio, que debe ser paradoja. Pero después de los abrazos con Javier Pérez Bazo...
La tarde estaba apretada de calor y los edificios de ladrillo de la Residencia. Nada más entrar me he encontrado en una mesa a Javier (que habrá que decirlo fue el inoculador del veneno poético de mis irredentos acentos en quinta, asunto que nadie ha conseguido reparar aún). Me ha recibido el brillo en sus ojos, en los míos el límite con la humedad (hace 17 años...) y la alegría del contagio. Una urgencia gozosa, la metáfora feliz. Me he introducido en la sala del piano como quien va a asistir a su "Litúrgica labranza".
Poco después por razones de protocolo de una fundación bancaria, responsables de la edición y , por prescripción de una de sus azafatas (fea y  cuyo pantalón trasparentaba unas bragas feas) he iniciado un peregrinaje por asientos varios, hasta ser depositado en uno donde reposaba:  ¡el ejemplar que desde ese instante poseo!. Jamás de los jamases banco alguno hiciera tan buen presente a fin de mes. En el asiento ponía reservado, no sé, sería para mí.
Y luego aconteció la magia. Para quién no conozca a Javier, decirles que es un seductor de la palabra, que se apoya en todo el peso del tuétano del alma, que... Yo, a ese hombre ¡le adoro! Y no sólo porque desgranase a Juan Chabás (que para eso es la máxima autoridad y heredero universal), la generación Vabum y la generación Majo, que invitase, nos invitase a un viaje a las vanguardias de este país, cuándo eran. La imagen más conocida de nuestra poesía, a ver Sevilla... tercer centenario de quién...? y hoy es ¡27, en la Residencia!. Los recuerdos de Aleixandre y Alberti y Cernuda (malhumorado toda su vida con Chabás por su reseña de "Perfil del aire") y Pepín Bello, Maeztu. No, no sólo eso. La tarde ha estado salpicada de guiños, que no era el único al que llevabamos tanto tiempo sin ver. Hastan se han citado las últimas y enigmáticas palabras del progenitor de Sabina, antes de morir: ¿En qué gastarán tanto dinero las Diputaciones provinciales?
Y de ahí al déjenme terminar con esto y lo otro y:

En dilatadas horas de marea en retirada y quebrado el hombro por el peso de impúdicas sinrazones, permítame el lector que me dedique a mí mismo el aliento de este libro con una pizca de ternura.
Y también a cuántos cuidan mi vigilia. Y a quién, muy obstinada, logre hacer transparentes las aguas removidas de nuestra existencia."


En el libro llevo una dedicatoria que el impudor me dice guardar, pero no puedo resistirme a esta línea:
"sabes que tanto tiempo sin versos ha servido para quererte aún más".
Lo dicho, yo, a ese hombre ¡le adoro!


Juan Chabás. Testigo de Excepción. Crítica Periódica sobre literatura de Vanguardia. Introducción y selección de Javier Pérez Bazo. Colecc. Obra Fundamental. Fundación Banco de Santander.¿Qué le vamos a hacer?


24 de junio de 2011

Qué




Qué se puede hacer con tanto dolor,
cual la alta bóveda que lo contenga,
por qué el llanto es llanto y no infernillo
o arena de playa o fractales limpios
o tu perdiendo las sandalias, ahora.

Qué.

Necesito que el láudano del sueño 
acuda a mi rescate
y una palabra solo,
no un esemese, no un meil grosero,
como las del amigo que invitó a un cataclismo.

Qué.

Voy a ser honesto y cruel, no es honesto
no serlo, cuando todo se derrumba
alrededor y sin ti,
cuando sobran tantas íes mortales
y las rimas internas son autistas.

Qué.

No me confundas
porque todo aquello que te digo mal diciendo,
o subastando mi flujo sanguíneo,
no es más
que una sabida y puta y remota mentira.

Qué.

Ahora nada.

22 de junio de 2011

dulce caridad

Alrededor de una mesa, he sentido el sonrojo de ser mencionado repetidamente y para bien, creo. El caso es que había solicitado Sweet Charity ¡ese musical de Bob Fosse! que es todo un ejercicio de sicodelia y locura. Y me han hecho caso. Así que no puedo por menos que hacer una concesión y mostrároslo. Gracias sean siempre dadas a quién es generoso y sicodélico.

Véase este momentazo con Sammy Davis Jr. No perderse el uso de las panderetas zombi!



O mi favorito, Big Spender, emoción y orquesta completa de jazz. ¿Quién olvido que todo era posible?
No es honesto ser feliz, no es honesto
no serlo.




15 de junio de 2011

dios (de grecia) qué verano

Me coloco delante de la hoja en rojo, casi sin tabaco y creo que con lo de siempre, de otra manera. Es decir, me coloco yo las yemas de los dedos, la muñeca protesta por un mal golpe contra el saco de boxeo. Me doy cuenta física del cambio, los mosquitos retornaron del exilio en Tai-wán (que es como Forges dice que se llama el "país asiático", dónde un malagueño, pregunta por un amigo). Propongo un juego de magia: "cierra los ojos, (no vale entreabrirlos ni por la calor ni para airearlos). Imagina un cuchillo, cualquiera vale. Ahora deja de imaginar la hoja del cuchillo. El resto como estaba. Deja de imaginar el mango del cuchillo. ¿Qué ocurre? ¡El cuchillo ya no está! ¡Ha desaparecido!".
Se puede estar más en tonto, pero seguro que tiene precio de rescate o la bancarrota. Ese es el destino vario del final de la primavera: el verano.
Dios de Grecia, qué verano nos espera.

9 de junio de 2011

La manada



No soy un lobo social (de hecho tampoco pertenecería a ningún club que aceptase a alguien como yo). Pero sí soy un lobo de manada. La sutil pero radical diferencia no es explicable a quién no la haya comprendido antes. En los últimos días y horas mi manada ha estado tan próxima a la lobera, antes llamada jaula, que hemos ahullado (¡sí con h, que ahulla más!), que el cariño se podía cortar con la mano. Y si obviamos algún episodio extraño, he vivido en emoción cruda, en enrojecimiento de ojos.
El niño que llevo dentro ha desplegado sobre su escritorio todos sus regalos y los mira con avaricia. No sabe por cual decidirse para dormir con él. Lo hará con tod@s.

Instantáneas:
- he padecido una inspiración: todas las horas son buenas.
- besos de tarta de trufa.
- ponerse a los pies de una bella.
- vestida de ámbar.
- lo más bonito se ha cruzado en el bosque.
- la manada se alegra de tu existencia.
- niño, niñooooooooooooo!.
- creo que te quiero, perteneces a mi paisaje.
- abrazos de Vigo a Cádiz.
- Berlín llama tres veces.
- seis caipirinhas.
- impermanencia.
- caminó delgada como un aullido y se perdió en su noche (en realidad fueron tres los aullidos, dos procedían de mi manada y un tercero resonó en la noche y a lo lejos).
- dos Sonetos en acróstico:

En junio, ya acercándose el verano,
Los lobos se reúnen en manada
Antes que salga el sol. Y en la alborada
Nace el pequeño lobo y un hermano.

Gruñe, juega, retoza, da la mano,
Es decir, la patita delicada.
Luego mama y se duerme -descansada
Hora para su madre- tan ufano.

Un lobezno rubianco con sombrero,
No veis cómo señala su dedito?
Guiando el otro dedo al lenguetazo.

Ahora lleva en lugar de ese sombrero
Rizos blancos -de plata- y da, perito,
Ora un verso cautivo, ora un abrazo.

Elisa Fernández de Castro


jocosa musa atiende a este poeta
sé que blanca apariencia le responde
ante la duda de saber si esconde
todos los ases en su manga asceta

ni su limpio fumar ni esa coqueta
orla en su dedo le delatan donde
odiar al alba cuando corresponde
ritmar la pose en actitud discreta

gusta este mozo de hábitos ateos
ezra pound chateubriand byron pessoa
al aire del amor y la inconstancia

va tu palabra a un junio de recreos
rezos en boca chiussa y por la proa
olvidos solitude y esa elegancia...

observad este aliento
baja al cadalso un vidrio que ya escancia
o verde das súas bágoas ao vento

Jesús Urceloy



Y Jesús Aguado dixit: "tener un tesoro que ha dejado de existir es un tesoro mayor que tener un tesoro que todavía existe; y además es mucho más facil de esconder: bastará con que abras las manos y las tengas amantes y ofrecidas" (Poema para esconder tesoros. Mi enemigo).


Auuuhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!
Gracias a mi manada por estar AQUI.


7 de junio de 2011

El niño que me lleva dentro




No sé a qué obedece esa pose tímida ni el dedo en la boca, no sé. A todos en aquella época nos hacían una foto delante de una verja, a la entrada a un garaje, con una puerta metálica detrás (los altos hornos no podían descansar nunca para procurar el marco a nuestras fotos). En cambio el asfalto debía andar escaso. Admito que el niño que me lleva dentro ya no posa así. No digo que lo haga mejor no,  pero no así. El gorro se reconoce que es horroroso, pero debía proteger del sol.  Sé que se realizó a mis  dos años, a los niños se nos hacían fotos sólo con ocasión de nuestro cumpleaños. Como ahora, vaya. Comprendo viéndola también, por qué no he vuelto a usar sandalias. No se qué señalo con el dedo que no se dirige a la boca, probablemente algún bichejo, entonces abundaban. Quizá forme parte de la pose, aunque no ayude a la elegancia.
Bueno, no seáis muy crueles con el niño que me lleva dentro, al fin y al cabo él no sabía que iba a salir en un blog un día como hoy y tantos años después.


5 de junio de 2011

¿Le gusta este jardín que es suyo?

Evite que sus hijos lo destruyan!.



Y es que el Popocatépetl ha entrado en erupción, lo recordábamos ayer bajo los fuegos de artificio de unas fiestas patronales y Malcolm Lowry no está para contemplarlo. El, que perdió y volvió a escribir Bajo el Volcán por tres ocasiones (una después de arder el manuscrito durante el incendio de su casa en la Columbia), no ve la imagen perfecta del Popo enfrentado a su compañera, el volcán Iztaccihuatl arrojando fuego de primavera.  "Frente a la Mujer Dormida con su cima dentada cubierta de nieve sanguinolenta".
Después de unas caipirinhas excelentes, me acordé del Consul: "La próxima vez que inspeccione su selva, ¿le importaría vomitar en su lado del jardín?", mientras en todos los grupos ardía la luz de un teléfono movil. Y Geoffrey Firmin, llenó de msn la noche: "Su salud estará a salvo no escupiendo en el interior de este vehículo".  Por un momento todas las casas me parecieron la ermita de la Virgen de la Causas Desesperadas y Peligrosas, todo el mundo un sólo país y ese país México. Ayer fui méxica y hoy estoy travieso. Pido frijoles para todos, estoy dispuesto a iniciar una pelea pendejo hijolé, subirme a un autobús camino  Tlaxcala, el cielo más azul, tomar un baño de arañas, aporrear la puerta del Farolito ahorita mismo. La realidad es bastante más aburrida a veces: "naciste para andar en la luz, si sacas la cabeza  fuera de su candor celeste te crees perdido, pero no es así", por eso no dejo de darme respuestas que son como preguntas enfrentadas al Popo.

-¿Le gusta este jardín que es suyo?
¡Evite que sus hijos lo destruyan!


(Todas las cursivas pertenecen a Bajo el Volcán, yo también acabe perdiendo mi edición de Bruguera en un taxi y me regalaron otra muy... del Círculo de Lectores. Lowry escribió esta novela durante sus frecuentes estados de embriaguez y su protagonista,  Consul inglés en Quauhnáhuac, es un reconocido borracho que bebe mezcal. No seré yo quien argumente realizar la lectura de la misma en ese estado, aunque pareciera  recomendable. Ahora que nosotros vamos a destrozar el jardín de nuestros hijos y varios volcanes están en erupción -¡bien por el bravo del Popo!- coloco en la cabecera de mi cama una historia de viejos volcanes, locura y de consuelo.)

3 de junio de 2011

De la consolación por la poesía


En mecánica cuántica el límite
de una posición, el movimiento lineal
de una horquilla no sujeta tu pelo,
por lo que su velocidad implica
que a mayor certeza, tu trayectoria
acaba perturbada por el propio sistema
a medir.

No todas llegan a esa conclusión,
en estas y otras palabras hay que decir que
la fuerza con que dos cuerpos se atraen
está sobrevalorada, no es tanta.

La calidad de una aproximación,
por tanto,
se debe a que no existen posiciones
sólo ondas.

Las leyes de la termodinámica
no advierten de los peces abisales,
ni el principito de la incertidumbre
beberá del vino nuevo esta noche,
que no hay consolación en la medida
del desorden que habita en tu sistema
y así nos va.