5 de octubre de 2011

Peligroso asomarse al interior


Peligroso asomarse al interior
sin protegerse
sin preservarse
bordear los límites de su flujo
sin los verbos del tigre

te abrazas a su secreto envoltorio
gustas de sus papilas
llamas a su piel adelgazada
si se puede
a veces se puede

te asomas brevemente a esos labios
que contienen todas las heridas
constantes y contando con
un llanto que solo interrumpen
los espacios en blanco


ése eres ese olor penetrante
la lamasería
salobre
impotente ante todo lo demás
éste eres éste
tu territorio luminoso


3 comentarios:

cielbrouille dijo...

Heridas constantes en unos labios que descifran los verbos del tigre...los verbos del tigre. Me encanta, simplemente. Es el tipo de poesía íntima, el rincón donde uno es el héroe...como cuando unos desconocidos se miran en un acto tan íntimo, como si fueran amantes, u otros comparten un bocadillo.

La taza-reloj nos ofrece: tu reloj de agua.

i*- La que canta con Lobos dijo...

Es peligroso asomarse, porque a veces se ven los abismos más rotundos. Abrazos.

wolf dijo...

U otros que comparten el bocadillo…bonita forma de amarse Ciel, también para héroes…estamos en el reloj de agua!

Abrazos i -asterisco- los abismos más profundos se hicieron para asomarse y luego ¡a otra cosa!…creo