19 de septiembre de 2011

El post de septiembre



Siempre he confiado en el amor del momento y en las bicicletas de paseo, no así en septiembre. Septiembre me deja inane, no sé si traérmelo a la cama o invitarle a un suicidio, con su rodaja de limón. Os prometo que lucho, sí lucho contra su autismo de fin de fiesta, de corral de comedia y gallinas. Alguno de sus días sucumbo a la tentación de pensar que no es un mal tipo septiembre, que le tengo ojeriza y eso es todo. Que si, pongamos por caso, yo no fuera yo, septiembre sería otro. Pero no puedo salir de mí por más que haga. Y de septiembre no sé qué decir. Le arropo, le pongo vitaminas, recurro a Aloysius y a Melody (ellos que son peluches me miran con espanto) y le cambio las toallas. Todo en un desesperado intento de desesperanza. Incluso he recurrido a la trampa de ponerle canciones que duran Pí.
Con sus galgos corredores, sus corazas, sus mujeres con nombre de árbol o concepto filosófico, septiembre tiene más letras. Tiene un engaño séptimo, tiene hombres con e doble, tiene timbre y tiene P. Me tiene.

4 comentarios:

cielbrouille dijo...

Entre septiembre y diciembre nos convertimos en esteparios,afecta el otoño y sin embargo es mi estación favorita y en medio de la misma cumplo años!

El autismo, el frío de fin de fiesta, la imposibilidad de volver a los meses marcados, como páginas dobladas de relectura. Es siempre tan difícil. Proyéctate hacia fuera, como una sombra y escucha canciones más largas: yo estoy con Antonio Vega.

Mujeres con nombres de concepto filosófico?? Qué genialidad! El mío sería platónica, seguro.

Ten tú a septiembre, atrápalo por las hojas mustias y amenázalo hasta que se vaya.

Besos se septiembre, afectuosa:

Ciel

i*- La que canta con Lobos dijo...

Septiembre, paseos en bicicleta ¿qué más quiero? :)

wolf dijo...

Ciel Pla-tónica, no suena nada ajeno a ti. Me dejaré convencer por la sombra del otoño y no vencer, lo cojeré por las hojas que me dices hasta que se las lleve un viento o dos.
De septiembre tb. los besos!!

i-asterisco- pedalea, pedalea y quiere y quiere... besos en bici!!

Ceres dijo...

Sin embargo, para mí septiembre es un mes sonriente, por razones pretéritas que ya casi no recuerdo. Bueno sí.

Septiembre nos tiene.

Qué buen texto, lobo.

Abrazoceres