15 de junio de 2011

dios (de grecia) qué verano

Me coloco delante de la hoja en rojo, casi sin tabaco y creo que con lo de siempre, de otra manera. Es decir, me coloco yo las yemas de los dedos, la muñeca protesta por un mal golpe contra el saco de boxeo. Me doy cuenta física del cambio, los mosquitos retornaron del exilio en Tai-wán (que es como Forges dice que se llama el "país asiático", dónde un malagueño, pregunta por un amigo). Propongo un juego de magia: "cierra los ojos, (no vale entreabrirlos ni por la calor ni para airearlos). Imagina un cuchillo, cualquiera vale. Ahora deja de imaginar la hoja del cuchillo. El resto como estaba. Deja de imaginar el mango del cuchillo. ¿Qué ocurre? ¡El cuchillo ya no está! ¡Ha desaparecido!".
Se puede estar más en tonto, pero seguro que tiene precio de rescate o la bancarrota. Ese es el destino vario del final de la primavera: el verano.
Dios de Grecia, qué verano nos espera.

9 comentarios:

i*- La que baila con Lobos dijo...

Siempre pillo un buen catarro cuando empieza el verano! :) Pero sí ya hace calor.
Deja los cuchillos para Eduardo Manos-tijeras!

un saludo :)

wolf dijo...

i(asterisco), el verano es muy físico, también para los catarros, cuidado con ellos :)
Y yo que creía que estaba hablando de economía...;)
Max saludos

Anónimo dijo...

¿qué matiz de oscuridad se añade al párpado cerrado cuando el mango de un cuchillo mágico desaparece? ¡¡uff!!, el ángel siempre tan sugerente....eso me tranquiliza

juanh....seguidor incondicional

wolf dijo...

JUAN!!! Qué aire a le chien andalú, eso que dices...¡tenemos que vernos!
Abrazo!

i*- La que baila con Lobos dijo...

Wolf, no he tenido cuidadooo y tengo un catarro que no veas!!!!

wolf dijo...

A ver si va a ser eso...:)
Cuidateeeeeee!!!

Aubade dijo...

Queda el vacío de un cuchillo,

y el veranaKo
anochece en las vistillas
en las tejas del pasado
y ahora
en las azoteas
que alumbran el camino hasta el teatro romano,
de Méntrida, famosa por sus vinos
(un tinto de verano!)

wolf dijo...

Aubade: qué sean dos!!

Anaís dijo...

La noche de los cuchillos largos de este junio de calor sofocante.