21 de febrero de 2011

conxuro


Asomado al fuego digo tu nombre
y las llamas lo lamen
durante días y horas,
para que se regale con lo tuyo,
porque me devuelva todo lo rojo
tu nombre doy al fuego,
que corre por tu cuerpo.

7 comentarios:

cielbrouille dijo...

Curioso poema, mágicamente homeopático, para mi gusto. El rojo es un color que me gusta mucho, vive en mi pelo y en los atardeceres incencia el cielo en verano.

Me gusta el rojo detrás de tus poemas, abraza los versos y espía siempre, como la luz debajo de las puertas.

wolf dijo...

Me tienes que hablar más, Ciel, de esa luz que espía por debajo de las puertas. Hermosa imagen e ¿inquietante?.
Los conxuros tienen efecto purificador, como el fuego. No por ello, conviene quemar a nadie, aunque ahora que lo pienso...
Vendrá primavera y ¡será roja! (lo mismo, me acabo de ganar el cielo del comunista...)

cielbrouille dijo...

La Primavera del Lobo! Podrías inauguararla quemando los sinsabores, sería un buen comienzo.

La luz de debajo de las puertas puede tener muchas acepciones, quizá dedique una entrada a hablar de ella, en la que aparezcan también lobos y gatos, en todas partes, en todas direcciones...

Scarlett dijo...

Jugosas palabras que encierran un cárnico canto. Huele a fresa y a tomate. Sabe a vida y a esperanza. Ojalá...

wolf dijo...

Espero esa entrada... de mi mesa ya alejo los sinsabores y alguna rareza. Gracias Ciel, con beso de primavera.

Sulle dijo...

Yo,como soy viejo y discapacitado social, de todo lo dicho, me apunto a lo de Wolf:

"Vendrá primavera y ¡será roja!"

Ya sé que es mentira, pero también es mentira lo que dicen los periódicos y los compro diariamente.

Salud.

Sulle

wolf dijo...

Bienvenida Scarlett, espero que cocines por aquí... o lo que te plazca.
Sí Sulle, vendrá primavera, diariamente, y no será mentira.
@brazos.