18 de noviembre de 2012

mañana en el club de los diez



leeré esto (lo siento)…

Urgencias de María Santos Gorrostieta Salazar

(dejaban un rastro de huellas como de personas enanas)

Dueles al encendido de todas las farolas,
dueles al esternón del equinoccio,
a los buques mercantes, trasatlánticos
y a las sirenas de los guardafaros.

Duele el grito de horror cósmico que has pronunciado
y tu cuerpo dislocado que pesa,
duelen tus muñecas enrojecidas
que saltan la comba sobre un cráneo aplastado.

Duele el delirio que se mofa del aire,
duele cuánto asesinan el catorce
de noviembre.

No lo saben, aún no lo saben, lo sabrán
tus asesinos cuando se demore,
no llegue, escasee de repente
el número exacto que contuvo a sus días felices.

2 comentarios:

cielbrouille dijo...

Duelen en diciembre los gritos cósmicos e incluso este sol que te asedia en las bibliotecas públicas. La nieve que pasa sin dejar huella. Diciembre es un tránsito difícil,

recibe los abrazos exactos de

Ciel

wolf dijo...

diciembre y sus monstruos de compañía…ten cuidado Ciel! tengamos todos cuidados. Abrazo fácil.