23 de julio de 2011

La entrada del 23 de julio

En la entrada del 23 de julio pone: mamá. Me llevó años usar su nombre, ese nombre para mencionarla. No recuerdo como la llamaba antes, creo que oiga y cosas así. En casa eramos dados al trato protocolario y de usted, así como comer con los codos fuera de la mesa y pegados al torso.
Mamá hoy cumple años de muerta y voy confesar el término húngaro...
Oiga me decía en los días que no estaba para nadie: hijo estás húngaro.
Lo decía mamá.
Con que uno de los dos lo diga, basta por hoy, el angel está húngaro.


20 de julio de 2011

Sensibilidad Química Múltiple

cuando me duele
cuando los airbags
están llorando
cuando me coges
sobre tu espalda
cuando me duele
cuando te llevo
transporte urgente
cuando lo estoy
urgente y eso
cuando me duele
cuando bebemos
sin conocernos
cuando tu tanga
cuando no llevas
cuando me duele
cuando no



Otro poema moña, físico, veraniego y ... químico.

13 de julio de 2011

Deriva

la muerte de los claveles azules no es mía ni los amigos de la lepra la tarde de orín y la calle del tesoro son mentira la frutería vitaminas donde cazas naranjas y rondas a la cafeína en el pez azul en el bar pez en el pez bazar los alfiles están a ventitrés grados y cerrado los domingos el palentino nunca su cajero automático que conoce los viajes como los espías y como yo no quiero fotografiar tus cortinas ni a la mujer que extiende su pelo a mi paso pero no para ir a ver muertos ni para terminar 1915 con un giro obligatorio a la derecha soy muy lobo para este jardín inglés el bar de los marineros rusos conduce adonde siempre al perro atado al cubo de la basura san andrés 15 tú 0 no sé qué tal vino das pero aquí tienes mi mano respetando siempre el descanso de los vecinos usted no tiene saldo en este locutorio usted sí los claveles blancos ahora son los muertos de las minas compraría una caja de herramientas para tu sonrisa y el escaparate a los chinos nadie vive aquí todos estamos buscando

11 de julio de 2011

Fragmentos de un epistolario

No sé por qué has eliminado tu última entrada del blog, aunque barrunto que será por Wilde: uno mata siempre aquello que ama, el valiente con una espada, el cobarde con la pluma. Llevo tanto tiempo haciéndolo que podría poner un taller de matar lo que se ama (TMQA) y sé reconocerlo. Me quedo con la versión personalizada que me has regalado: la dulce costumbre del café doble con tus textos. 
Se elige a los interlocutores por sus armas.
Una conocida nuestra dijo, ¿con acierto?: eso que tienes se llama soledad y no tiene cura.
Me dices: vive sin ahorrar nada. ¡Es que lo he gastado todo! y aunque sabemos de su mentira,  he recibido muy bien al peso. A veces el envoltorio hermoso: en los blancos papeles encerados de la infancia: humedad y sus confines.
Me hablas de tentaciones vencidas. Ese puede ser un nombre: aceptar que lo lineal puede devenir esférico, epistolar y Wilde.
Está recién lavada la porcelana azul con su nombre de calle exacta, este verano. Habrá que ponerle nombre al resto de las cosas. Nombres que digan río o lluvia.

Termino de hablar con la playa,  con quienes allí están.  Me ha invadido la urgencia de la cerveza. Diría aquello de días extraños si todos ellos no se hubiesen constituido  en una sucesión. Como quién no termina nunca con una reforma religiosa, la brevedad, el caos, el ocaso. Afectuosamente acabo.


9 de julio de 2011

Mensajera de los adioses



una mujerdemarmol
recorriendo el ardor de los adioses
no se enciendan las luminarias
no canten en italiano un favor
sea la paz el mar lejano
que sea viento el silencio
nadie teme a una mujerdemarmol
se enciendan luminarias un favor
canten en italiano y no sea el silencio
un mar un viento una mujer
en voz baja sea mensajera de
los adioses hoy

http://luzypenumbracultura.blogspot.com/

7 de julio de 2011

Carta al hijo I



Se llama Antinoo, tiene veintiún años
y se avino a morir en Londres.

Se llama Byron Ernesto,  siete años, 
salió del vientre tras de un vuelo.

Se llama Selva, tiene mes exacto
y la piel la dejó en proyecto.

Un galgo que se  cruza  por delante.

4 de julio de 2011

CITAS CON EL MIEDO



Tengo los libros desperdigados por la casa, sobre la lavadora, dentro del horno, encima de la taza de wáter, por los suelos. No en vano acabo de terminar los artículos que Chabás dedica a Gómez de la Serna y a continuación " El resto no es Literatura". Esta mañana he tenido que realizar una contra-programación a la vecina que se ha empeñado en regañarnos los oídos con versiones del Achilipú; Vete de mi vida, vete; y una versión de Jeanette. Una amplia selección de valses para cuarteto de cuerda a volumen suficiente, la han convencido de la falta de oportunidad de su cinta de Camela o El príncipe gitano. Tengo ropa secándose al sol y brillo en los labios de la conversación de ayer. Todos somos sicólogos de salón y tenemos la teoría muy clara. Pero  ayer eran ¡sicólogas las que hicieron sicología se salón! Lástima que se halla perdido la p. Re-escribo entonces psicología. 
He terminado con las reflexiones psi de la "Anatomía del miedo" y ahora ya puedo quedar a solas con cualquier leona del zoológico más próximo sin que me tiemble la voz al solicitar una vino para mí y un par de gallinas para ella. 
Al anochecer recibí el llamamiento de un amigo que nos necesita (eso es bueno, si ocurre es bueno) www.lapiscifactoria.com, un lugar donde ocurren algunas de las cosas más disparatadas, Gómesernianas e interesantes de este Madrid del verano. No hay que dejar de visitarla, amarla, cuidarla. Lo mismo que a las leonas del zoológico, que a las psicólogas de salón.
Hoy quiero dejar unas citas con el miedo de Jose Antonio Marina (desde que subrayo los libros mi mundo está sujeto por una línea inferior):



No podemos claudicar ante nuestros tiranos interiores.
"¡Estoy tan ocupado conmigo mismo! "gemía Rilke
Valery decía que lo que más le emocionaba en la tarea poética era la sabiduría que el poeta adquiría al crear el poema.
La buena vida es diferente a la vida buena.
"Cuando el hombre percibe su poder, se alegra". Spinoza.
El cambio está en la acción que cambia nuestros sentimientos, que cambia nuestras acciones, que cambia nuestro entorno…
Hay, pues, una doble valentía: la que se enfrenta a la realidad y la que busca la serenidad.
Si queréis no temer nada, pensad que todo es temible.
Francis Scott Fitzgerald: "un hombre inteligente es el que puede mantener al mismo tiempo dos ideas contrarias en la cabeza sin que le estalle".
Un hombre valiente es el que puede mantener dos deseos en el corazón sin que le explote…
Si ser valiente consistiera en no tener miedo…, una piedra podría serlo.
…también puede haber una valentía en la ternura.
Rilke: "Quién habla de victorias. Sobreponerse es todo".
…una red de afectos es uno de los grandes triunfos de la inteligencia.
"La independencia significa vivir en soledad".
Jardiel Poncela dijo que la medicina es el arte de acompañar al enfermo hasta la tumba consolándole con palabras griegas.
La persona aburrida puede convertirse en un peligro…Como decía un escritor satírico francés : "Los ingleses se ahorcan para pasar el rato".
La serotonina determina la evitación del dolor o del peligro. La noradrenalina, la necesidad de recompensa. La dopamina, la búsqueda de la novedad.
Los sujetos hipersensibles van a percibir las estimulaciones excesivas de su entorno como agresiones dolorosas.
Rilke: "Temo que al expulsar a mis demonios, puedan abandonarme también mis ángeles".
Cioran: "…la escritura es un remedio al inconveniente de haber nacido".
Epícteto: "No nos dan miedo las cosas sino las ideas que tenemos acerca de las cosas".
-¿Para que das esas palmadas?
-Para ahuyentar a los elefantes.
-Pero si aquí no hay elefantes.
-Lo ves como funciona.
Los subrayados son los míos, lo siento, habrá otros posibles.
"Anatomía del miedo", Jose Antonio Marina. Anagrama  3ª ed. diciembre 2007. (Venía con un cheque regalo, por si lo quería cambiar. Mi amigo me lo entregó en mi anterior cumpleaños y no lo he cambiado).